Ira vs Restauración – ¿Dónde Está el Enfoque de Dios?

wrath vs restoration spGracias a Lisa Velazquez por traducir este articulo. Puede escucharla a traves de Teshuva.tv los Domingos a las 6pm en el programa radial: Caminando en Obediencia.

Escucho mucho lo siguiente:

“Jesús vino a salvarme de la ira de Dios.”

Gran parte de la corriente principal del cristianismo predica de un Padre que está interesado en la justicia absoluta y un Hijo que tiene que ver con la compasión y la misericordia, sin embargo, por las palabras del Mesías mismo, Él y el Padre son uno y la doctrina que Él predicó es la doctrina de Su Padre.

 

 

 Juan 10:30 Yo y el Padre somos uno.

Juan 7:16 Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió.

 

Y así vemos que Yeshúa (Jesús) y el Padre deben tener el mismo enfoque. Si Yeshúa se centra en salvar a la gente de la ira del Padre – entonces, por definición, esto tiene que ser el enfoque del Padre. So, ¿es la ira el enfoque de alguien en absoluto? No, la perspectiva de Dios siempre se ha centrado por completo alrededor de tener relación porque Dios se centra en sus Convenios. La definición de la función de un pacto es:

Pacto: un acuerdo solemne y vinculante de elección entre las partes a entrar en una relación que rige el comportamiento de ambas partes hacia la otra eternamente. A diferencia de los contratos modernos, que pueden ser anulados a voluntad, un pacto es profundamente personal y define el tipo de relación entre las partes, ya sea entre un rey mayor y menor (vasallo Suzeraín), marital o subvención.

La suscripción de un pacto siempre fue por elección. El ser fiel a un pacto era también una opción, al igual que la infidelidad. Haber nacido bajo pacto no es por elección, pero se consideraba una gran bendición – que daba aliados inmediatos, que en el Antiguo Medio Oriente era muy valioso en los asuntos de estados. Dios creó pactos (basta con ver sus primeras palabras a Adán para gobernar y tener dominio y el cuidado del huerto, y el regalo de una mujer – aquí tenemos los tres Convenios que he mencionado: vasallo-Suzeraín entre un rey mayor (Dios) y un rey menor (Adán), Concesión (Tierra y mujer dada a Adán) y Matrimonial (entre Adán, Eva y Dios)), pero él no era el único en utilizarlos. Para hablar de pactos en el Antiguo Medio Oriente es como hablar de la Constitución de Estados Unidos con otros estadounidenses, todo el mundo sabe lo que es y las condiciones en que estamos obligados a estar.

Una vez que dos partes están ligadas por convenio, las condiciones se tornan muy en serio. Vemos en los pactos con Abraham (por descendencia, un gran nombre y la tierra), Israel (en el Sinaí), y nosotros mismos (a través del Mesías) se entraron sólo de forma voluntaria y se ratificaron con sangre y con juramentos solemnes. Abraham podría haber optado por no “ir”, los israelitas podrían haber optado por quedarse en Egipto, y nosotros podríamos haber optado por permanecer separados de Dios y Sus Pactos por la eternidad. Hicimos una elección para vivir a Su manera:

Romanos 10: 8-10 Mas ¿qué dice? La palabra es cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, es decir, la palabra de fe que predicamos; que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia; y con la boca se confiesa para salvación.

La palabra traducida confesar es homologeo, y significa “hacer pacto”.  Confesar la fe en Yeshúa (Jesús) como el Mesías no es una especie de ” tarjeta gratuita para salir del infierno” – es entrar en los “pactos de la promesa” hablada por Pablo en Efesios 2; el pacto renovado en la sangre del Mesías no se limita a tener una “relación personal” con el Mesías, pero nos obliga a una relación de pacto plena con el Padre, bajo Sus términos. Y Sus términos son los mismos de ayer, hoy y por siempre.

Y así leemos las escrituras hebreas y vemos las acciones de Dios y si no se nos ha enseñado los términos de sus convenios, lo vemos a Él como un Dios iracundo. Pero vamos a tomar en cuenta dos cosas:

  • Los eventos entre el Éxodo de Egipto y Asiria y los cautiverios babilónicos sucedieron a lo largo de aproximadamente 700 años para el Reino del Norte de Israel y 850 años para el Reino del Sur de Judá. El mal que afectó a las Naciones sólo tuvo lugar después de muchísimos años de pacientes advertencias.

 

  • Las personas que no querían ser parte de Su Alianza tenían la opción de vivir la vida que querían en otro lugar, pero cuando eligieron estar en Pacto con YHVH y los dioses paganos, y adorarles en Su tierra, ellos incurrieron justamente en una sanción como lo haría una mujer durmiendo con otro hombre en la propia cama de su marido mientras está casada.

 

Dios toleró una increíble cantidad de traiciones de pacto durante largos siglos. ¿Ira? ¿Era su enfoque? Es evidente que no – he conocido gente que están enfocados en ira y que están fuera de control, o apenas en control. Una mentalidad iracunda está en desacuerdo con una mentalidad de restauración y la meta del Padre ha sido siempre la preservación y restauración de la familia. Él hace lo que tiene que hacer para que esto suceda, incluso bajo el costo final del sufrimiento y muerte del ser humano fue que la Palabra de Dios tomó la persona de Yeshúa. Yeshúa no murió para salvarnos de la ira de Dios, Yeshúa murió para restaurar las relaciones rotas en las que el Padre se centraliza.

Y sin embargo, en efecto, hay ira, lo vemos a través de toda la Escritura – pero tenemos que mirarlo con ojos más tolerantes y comprensivos. Si un Rey dio una orden y luego vio a uno de sus súbditos deliberadamente violar esa orden justo en frente de todo el mundo, desafiando su autoridad, él o cualquiera tenía que castigarlo o disipar su control sobre otros, no llamaríamos ira a su respuesta, lo llamaríamos simple justicia. Si un esposo encuentra a su esposa en la cama con otro hombre por enésima vez y él arroja sus pertenencias por la puerta no llamaríamos esto ira tampoco. Si un padre encarcela a su propio hijo drogadicto por robar a la familia después de años de intentar todo lo demás, incluso la rehabilitación, no llamaríamos eso ira, sino amor rudo. Pero cuando Dios lo hace, lo llamamos ira – en lugar de la justa irritación que ve una traición de alianza, o la opresión de un compañero de pacto. Cuando Dios le dijo a los israelitas que no deben hacer ningún trabajo en shabbat, y desde el primer día de reposo un hombre de entre millones decide ir a recoger leña, que era un acto traicionero de desafío de un hombre que acababa de salir de una vida de la esclavitud por la Mano de Dios mismo – que ni siquiera estaba dispuesto a tomar un día de descanso en honor a ese Dios, sino que escogió el deshonrar y avergonzar a Dios en frente de millones de personas, Dios tenía que preocuparse, en ese momento, no sólo por Su honor ante los ojos de la nación, sino también por el bienestar de esa Nación. Por su bien, por la justicia y la rectitud futura de la Nación, no podría pasar esto por alto esa acción o nunca estarían dispuestos a hacer cosas duras como cuidar de los oprimidos, de las viudas, los huérfanos, los pobres y los extranjeros. La ira es acerca de la protección del Pacto y los que están incluidos en él; se refiere a guardar celosamente las leyes constitucionales del Reino de los Cielos por lo que no hacemos ningún mal a los otros, y sobre apasionadamente guardar aquellos dentro de ese Reino. Se trata de amor.

La escritura define amor no como un sentimiento, sino como una lealtad – lealtad hacia aquellos con los que estamos en pacto y la compasión hacia los que están fuera de ese pacto a quien el pacto protege (los oprimidos). Cuando la fidelidad de Dios se encuentra con deslealtad, y cuando aquellos que están en alianza son oprimidos, la reacción es ira en las formas de demandas de pacto y juicio (como vemos en Revelación hacia ambos el Cuerpo del Mesías y el Reino de la Bestia). Cuando los que estamos en Pacto actuamos desobedientemente y traidoramente, nos convertimos en sujetos a los juicios justos de Dios con el fin de disciplinarnos y llevarnos a un estado arrepentimiento para que la relación se pueda restaurar. Cuando los que están fuera del Pacto nos oprimen, hemos de clamar la justicia y alivio y Dios comenzará a juzgar a nuestros opresores (incluso si no vemos los resultados de inmediato) por Su amor (lealtad Pacto) hacia nosotros. Nuestro trabajo es seguir siendo fieles a la Alianza para que nosotros mismos no nos convirtamos en sujetos legítimos a Su disciplina.

¿Murió Yeshúa para salvarnos de la ira de Dios? No, porque la ira no es la intención de Dios, sino la relación. Ser librados de la ira es simplemente un efecto secundario de la restauración de nuestra relación. Y la relación, como la ira, es una cuestión de decisiones que tomamos en honrar o deshonrar el Pacto que entramos por medio de la sangre de Yeshúa. Así que nuestro enfoque, en lo que hacemos y lo que predicamos, tiene que estar centrado ante todo en la lealtad al pacto y la relación – o la ira que predicamos no tendrá ningún contexto válido.

1 Tesalonicenses 5: 9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo.

 

 

English version here

image_pdfimage_print

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *