Honor y Vergüenza: Honrando al Esposo de una Mujer, y los Padres de un Niño

DominioGracias a Lisa Velazquez por traducir este articulo. Puede escucharla a traves de Teshuva.tv los Domingos a las 6pm en el programa radial: Caminando en Obediencia.

La autoridad ilegítima siempre tratará de dividir a la esposa de su esposo y al hijo de los padres a través de pasar por la cadena legítima de mando. Los hombres, posando como ancianos, rondando en Facebook buscando seguidores raramente tratan de reclutar u hostigar a otros, pero van tras las mujeres, incluso cuando sus esposos están fácilmente disponibles para la cuestión. Las sectas a menudo van tras adolescentes, tratando de separarlos de sus padres. Pero ¿no es esto lo que la serpiente en el jardín hizo?

Cuando los hombres se acercan a mí (esto último sucedió hace un año atrás) y quieren socavar mi fe en el Mesías, el calendario que observamos o la forma en que guardamos los mandamientos como una familia, los mando a mi esposo – pero nunca quieren de tratar con él. ¿Por qué no? Debido a que se trata de un hombre que toma la autoridad sobre la esposa de alguien más – conversión a su forma de pensar, y una subversión del derecho divino de mi esposo para determinar cómo mi familia guarda los mandamientos, pronuncia el nombre (o no), y celebra las fiestas. Elijo honrar a mi esposo, siguiendo su ejemplo, pero hay hombres por ahí que desean ser mi esposo espiritual. Quieren la influencia espiritual sin tener que darme el apoyo emocional y la protección que recibo de este maravilloso hombre que ha sido apoyo durante casi 24 años de matrimonio. Todo lo que estoy haciendo, es junto a mi esposo – No guardo los mandamientos de una manera contraria a la forma en que él los guarda y por lo que si un hombre tiene algún dilema con la forma en que hago las cosas, el de venir a mí en vez de a mi esposo es eludir la manera de hacer las cosas en nuestra familia. Una cosa es desafiar la manera que enseño algo, y otra muy distinta es tratar de cambiar mi forma de hacer algo cuando ese cambio tiene que ser aprobado por mi esposo por el bien de la unidad de mi familia. No podemos tener cuatro personas que viven bajo el mismo techo divididas sobre el nombre, el calendario y el día a día del guardar los mandamientos – no importa lo mucho que alguien quiere que haga las cosas a su manera.
De la misma manera, cualquiera que se acerque a mis hijos está subvirtiendo mi autoridad (y la de mi esposo) en sus vidas y me gustaría mucho ser “Jackie Chan” y darles su merecido. No podemos, por nosotros mismos, pretender ser sumisos a Dios y sin embargo no tener respeto por el orden que Él ha puesto en familias – un orden que colocó allí para reflejar el orden celestial que existirá cuando Yeshúa reine sobre nosotros durante 1000 años en la tierra. Tenemos que hacer esto bien. Los hombres tienen que ser la clase de gobernantes que Yeshúa será, y las mujeres tienen que comportarse como la novia que todos estamos llamados a ser. Compañeras, no permitan que cualquiera destruya el hermoso cuadro de Pacto que YHVH creó a través de nuestros matrimonios, al permitir que hombres extraños actúen como esposos espirituales ilegítimos y, sí, incluso como padres a veces. Miren a estos hombres con mucho cuidado cuando se les acerquen, ¿están interesados ​​en promover el papel Padre y Yeshúa y el rol de esposo en su vida o se están introduciendo en medio como un sustituto? Puede ser realmente difícil descifrar a veces, pero como Eva – si no discernimos, todo se viene abajo.No sólo es un insulto vergonzoso a mi esposo (y constituiría una traición de mi parte si yo accediera hacerlo), pero sería una subversión al orden establecido. Alguien tiene que tener la última palabra, alguien tiene que tener esa responsabilidad primaria de dar su vida por la protección de los otros miembros de la familia – y esa persona no soy yo, aunque en su ausencia sería yo y por lo tanto tengo autoridad sobre mis hijos y los huéspedes bajo mi techo. En mi casa, mi esposo es un gobernante vasallo bajo YHVH y yo soy su novia. Tengo autoridad sobre todo en mi casa, y yo tengo la participación en todas las decisiones que él hace porque hemos pasado décadas trabajando juntos y conocemos nuestros puntos fuertes y débiles de cada uno, pero yo no tengo autoridad sobre él. Yo me someto a su autoridad, y porque él me ama (tiene lealtad al pacto conmigo) él nunca me pide que haga algo que viole nuestro mutua alianza con Dios. Por lo tanto no tengo absolutamente ningún problema con él gobernando sobre esta casa y cuando un hombre trata de insertarse en esa relación, sé que ese hombre no es digno de escucharle. Él no está funcionando en su papel – él está tratando de funcionar en la parte “fácil” del rol de mi esposo.

Esa serpiente avergonzó a Dios poniendo la integridad de sus mandamientos en tela de juicio. Cuando los hombres vienen a mí cuando podrían ir a mi esposo, están avergonzando a mi esposo – después de todo, ¿qué clase de hombre sería al tratar de influir las mujeres cuando podía influir en los hombres en su lugar? Y no digo esto para restar importancia a la sabiduría y la condición de la mujer -, pero lo digo muy sinceramente como un comentario sobre el carácter masculino. Los hombres rara vez buscan influir las mujeres en lugar de los hombres, a menos que lo que quieren sólo puede ser obtenido de las mujeres y las tácticas que utilizan rara vez son las mismas. Sin duda, es una cosa hablar de doctrina, pero cuando un hombre trata de ejercer autoridad sobre una mujer todas mis banderas rojas suben. Soy la esposa de un solo hombre. Tengo algunos maestros que son hombres y mujeres que me someto a con el fin de aprender de las Escrituras y su contexto. Pero el dominio de mi esposo es el dominio de mi esposo – Honro su lugar en nuestra familia al no permitir que nadie entre en el medio de esa relación. Mi dominio es mi dominio, y la gente me honra cuando no tratan de interponerse entre mí y mis hijos y mi forma de dirigir mi casa.

Tenemos que aprender a rendirnos honor unos a otros, para detener cada cuestionando de cada cosa pequeña. Tenemos que dejar de insertarnos en los que no pertenecemos y, de hecho, cuando aún no hemos sido invitados. Honor es para demandarlo, pero es nuestro deber administrarlo y hacerlo cumplir. Yo administro el honor de mi esposo al guardar su posición y actuar honorablemente, y el honor de mis hijos de la misma manera. Al hacer esto, adquiero honor a los ojos de Dios. Todos tenemos que estar muy preocupados con el nivel de honor que poseemos a los ojos de Dios, al funcionar adecuadamente y cumplir con los papeles que Él ha establecido para nosotros – y tenemos que ser mucho más generosos en rendir honor a los demás, de hecho necesitamos odiar avergonzar a los demás, especialmente a nuestros hermanos y hermanas en el Cuerpo.

Esta semana, Daniel McGirr hizo realmente un excelente estudio de Éxodo 21 como el honor y la vergüenza funcionan en nuestros respectivos roles. Él lo desarrolló de un ángulo diferente a lo que hice y lo cubrió con mucho más detalle, por lo que realmente vale la pena investigar su labor. Daniel es un colaborador frecuente del Ministerio Sabiduría de la Torá, donde puede encontrar esta enseñanza bajo la porción de la Torá Mishpatim.

 

English version here

image_pdfimage_print

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *