Metzora en Contexto: Niddah – lo que la palabra es y lo que no dice

niddah spanish

To my English readers – I have received a few complaints about the fact that there are sometimes Spanish posts. I do apologize for the inconvenience. As this is a free ministry, spending more money for another blog site (and paying someone to set it up on top of that) is not in the cards right now so I please just ignore any posts that you aren’t able to read. Thanks.

Gracias a Lisa Velazquez por traducir este articulo. Puede escucharla a traves de Teshuva.tv los Domingos a las 6pm en el programa radial: Caminando en Obediencia.

De El Puente: Cruzando Hacia la Plenitud de la Vida en Pacto, Segunda Edición

En primer lugar, no voy a decirles cómo observar ésta o cualquier otra ley – eso es su asunto. Mi propósito es abordar lo que está y lo que no está escrito, porque francamente hay una gran cantidad de conceptos erróneos por ahí. Un montón de gente se molesta por lo que ellos creen que está escrito en Levítico 15:19-24. En este momento sólo estamos hablando de un ciclo de menstruación normal aquí, y no el problema de un sangrado anormal, que es totalmente diferente y apunta a una condición médica grave.

19 Si una mujer tiene flujo, y el flujo de su cuerpo es sangre, ella estará en su estado de niddah por siete días. Cualquiera que la toque estará inmunda hasta el anochecer.

20 Todo donde ella se siente o se acueste en su estado de niddah estará inmundo.

21 Cualquiera que toque su cama lavará sus ropas y se bañará en agua; estará inmundo hasta el anochecer.

22 Cualquiera que toque cualquier cosa donde ella se siente lavará sus ropas y se bañará en agua; él estará inmundo hasta la noche.

23 Si él está en la cama o en algo donde ella se siente, cuando él lo toque, estará inmundo hasta la noche.

24 Si un hombre va a la cama con ella,(esto es de connotación sexual, no simplemente acostarse a su lado) y su menstruación lo toca, él estará inmundo por siete días; y en toda cama que él se acueste será inmunda.

Primer concepto erróneo: la impureza es un pecado. ¿Dónde dice esto? En ninguna parte; esto viene de una comprensión no-hebrea de lo que significaba acercarnos al trono físico de Dios en la tierra – a menudo enraizado a una falta de comprensión del concepto de lo que es santidad. Inmundicia es una condición que debía ser corregida antes de ir al Tabernáculo/Templo. Citaré el versículo donde lo dice más adelante. YHVH no nos creó para ser pecadores sin ninguna esperanza. Si la inmundicia fuera un pecado, entonces cualquier mujer con un marido sexualmente hiperactivo sería impura todos los días de su vida, y ¡por lo tanto en pecado! No, la impureza era simplemente algo que tenía que ser tratado, y el remedio era simple – bañarse y esperar hasta la tarde y luego uno era elegible para Metzorá en Contexto: Niddah – lo que la palabra es y lo que no dice ir al templo. No hay problema. En serio, esto no era un gran problema. En estos días y tiempos, tenemos que entender que todos estamos sujetos a una clase actualmente incurable de inmundicia – impureza por cadáver. Incluso estar en la misma habitación con un cadáver hacía a una persona impura, necesitaba ser limpiada con las cenizas de una novilla roja perfecta. [1] Tal vez usted ha visto en las noticias de vez en cuando acerca de posibles novillas rojas – es por eso que son tan buscadas. Sin la vaca roja, no podemos reconstruir el Templo, e incluso si lo hiciéramos, nadie podría aproximarse a ninguna parte cerca de él. El trono terrenal de Dios es absolutamente santo – ninguna muerte humana, contaminación o sangre pueden acercarse a él, esto es una deshonra a Su majestad.

Segundo concepto erróneo: tocar a alguien impuro, o de haber sido tocado por ellos, es un pecado. Oh, sé que la gente le gusta utilizar este verso totalmente fuera de contexto, el de 2 Corintios 6:17: “Por lo tanto, YAHWEH dice: “Salgan de en medio de ellos; apártense a sí mismos; ni siquiera toquen lo que es inmundo. Entonces Yo mismo los recibiré.” ¡Todo el contexto es la idolatría, no las funciones naturales del cuerpo! Yeshúa tocó leprosos impuros [2] y por lo tanto no pudo haber cuestión de pecado. También tocó el féretro de una persona muerta y entró en una habitación con una niña muerta, y le tocó la mano con el fin de levantarla. [3] En ninguna parte se nos prohíbe tocar los impuros. Sería terrible si nos negáramos a cuidar de nuestros seres queridos muertos. Los escritos talmúdicos hablan de sacerdotes de guardia que se tornaron impuros y luego se lavaron, dejando los terrenos del Templo hasta el anochecer. No hubo castigo, ni vergüenza adjunta – era algo que tenía que ser tratado. Negarse a ser impuro, cuando no se requería la presencia de uno en el Templo, es equivocado.

Tercer concepto erróneo: las mujeres tienen que vivir separadas durante sus períodos menstruales. Algunas personas realmente se molestan acerca de esto, pero ¿qué realmente significa “poner aparte”? Esta expresión en la versión RV es literalmente la palabra ‘niddah’ y significa separación o distanciamiento fijado en relación con la impureza. En otras palabras, la mujer menstrual tenía un estatuto especial – ella no era la misma que la del resto del mes. Sexualmente era intocable (Levítico 18:19), por lo que, en esencia, se separa. ¿Hay un mandamiento para ella de vivir en otro lugar? No. ¿Existe un mandamiento de no tocarla? No. Lo que había, era un mandamiento específico de lo que se debe hacer si la tocó o si tocaba las cosas donde ella se acostó o se sentó durante su ciclo menstrual. Es un tiempo apartado, un tiempo diferente, un tiempo para estar al tanto y era sólo un gran problema si se dirigían hacia el Templo o Tabernáculo ese día. Tocar a una persona impura se convierte en una gran complicación si usted es como mis hijos adolescentes que tienen una aversión extrema al baño.

¿Cuál fue la razón de esto? En el Antiguo Medio Oriente, la menstruación de la mujer estaba ligada a la actividad demoníaca (literalmente, como un ataque demoníaco contra la mujer). Ellos no lo veían como algo natural, pero una función innatural (de la misma manera, veían una emisión seminal nocturnal en un hombre como una señal segura de que estaba teniendo relaciones sexuales con un demonio). Se creía que tocar a una mujer en niddah pondría en riesgo a alguien. Las leyes de Dios en relación con la menstruación eran completamente diferentes – la sangre menstrual se asocia no con vida, pero con la muerte, un fracaso a la vida que no se produjo, y por lo tanto tenía que ser mantenida lejos del santuario, con Sus propias leyes, Dios eliminó el demonio de la mentalidad de los antiguos israelitas señalando que la mujer era sólo temporalmente impura, y no estaba demonizada (y, por extensión, de que el hombre con la emisión nocturnal no estaba en una tórrida relación con demonios en la noche).

Cuarto concepto erróneo: el sofá en que se sienta y su cama necesitaban limpiarse. Me han arrojado esto a la cara, “Oh, ¿tu lavas los sofás?” Dicen que esto (por lo general con cinismo) debido a que algunas versiones de la Biblia tienen una interpretación diferente de Marcos 7:4 de lo que vemos en la RV “También, cuando vienen de la plaza del mercado, no comen si no se enjuagan las manos hasta las muñecas; y se adhieren a muchas otras tradiciones, tales como lavado de copas, ollas y recipientes de bronce.” En lugar de mesa, se utiliza la palabra sofá, que es de hecho a lo que se refiere. Pero como vemos aquí, Yeshúa claramente se refiere a los mandamientos de la Torá Oral que rodean la preparación y el consumo de alimentos y no los mandamientos de la Torá. Como anteriormente se puede ver, no hay ningún mandamiento de limpiar a vapor la cama y sillones.

Quinto concepto erróneo: hombres y mujeres sólo están en riesgo de ser impuros durante el estado niddah. Anteriormente, vimos esto en el mismo capítulo en los versículos 16-18.

16 “‘Si un hombre tiene una emisión de semen, tiene que bañar su cuerpo completo en agua; él estará inmundo hasta la noche.

17 Cualquier ropa o piel donde haya semen será lavado con agua; estará inmundo hasta el anochecer.

18 Si un hombre va a la cama con una mujer y tiene relaciones sexuales, ambos se bañarán en agua; ellos estarán inmundos hasta el anochecer'”

¡Así es, el sexo normal de cada día te hace impuro, así, con el mismo remedio exacto! Dios no nos manda que seamos fecundos y nos multipliquemos si fuera Su deseo que estemos ritualmente limpios 24/7. Impureza ritual no es un problema, excepto en circunstancias especiales – como ir al Templo, ir a las Fiestas, ofrecer sacrificios o para servir, o cuando uno está a punto de ir la batalla en el Nombre de YHVH, como vemos en Josué.

Niddah se trata de la conciencia, no se trata de esquivar. Niddah nos enseña cuándo podemos y cuándo no podemos entrar al Templo, y qué medidas se deben tomar con el fin de estar ritualmente limpios de nuevo. Pecado sería ir hasta el Templo en un estado impuro, y como todo el mundo sabía lo que hacía falta para ser impuro, esto se evitaba fácilmente. Aquí está el verso específico que lo resume todo, Levítico 15:31:

De esta forma ustedes separarán a los hijos de Israel de su inmundicia, para que ellos no mueran en un estado de inmundicia por profanar Mi Tabernáculo el cual está allí con ellos.

Ahí lo tienes – ¡no vayas al Templo si estas impuro! ¿Recuerda cuando Uza murió después de tocar el arca de Dios? [4] Su nivel de santidad no era lo suficientemente alto (su nivel de contaminación de la vida cotidiana normal era demasiado alto, que no debe confundirse con el pecado) y la santidad de Dios lo mató. En Éxodo 19, Dios advierte en varias ocasiones al pueblo a permanecer distanciados de la montaña, incluso a los sacerdotes, porque su nivel de santidad no estaba todavía lo suficientemente alto.

En cuanto al requisito del lavado, ¿quién no quiere bañarse? (quiero decir, además de nuestros hijos una vez que pasan su etapa de burbujas y chorreos) Inmundicia se reduce a una cosa simple, una inhabilitación temporal para ir al Templo. No debemos olvidar que el Templo era el trono de Dios en la Tierra, y al igual que nunca irrumpiríamos en el Palacio de Buckingham sucios y vestidos “ordinariamente” sin duda le debemos mucho más respeto al Rey de reyes que a la Reina de Inglaterra.

Y hay que recordar que en la antigüedad (así como en la actualidad), no tener el debido cuidado de la sangre era un problema de salud para todos. Francamente, en la antigüedad la menstruación de uno habría sido toda una odisea. ¡Estoy muy contenta de que estamos vivos ahora, cuando es mucho más fácil! Qué terrible si Dios hubiera tenido tan poca compasión como para requerir la presencia de una mujer, como lo hizo con los hombres, en el Templo, sin importa qué.

Casi la totalidad de los conceptos erróneos acerca de esta Ley tienen que ver con lo que la gente escucha acerca de cómo los judíos ortodoxos hacen las cosas, la separación durante catorce días, camas separadas, etc., pero, una vez más, lea lo que dice la Biblia y no dice, y la verdad nos hará libres. Mantener esta Ley según el Talmud puede ser muy desmoralizante para las mujeres que no han sido criadas de esta manera, lo que hace un momento difícil del mes mucho peor de lo que tiene que ser, especialmente cuando todavía no poseen la mentalidad y las actitudes culturales de los judíos.

[1] Números 19:14

[2] Mateo 8:3

[3] Lucas 7:11-15; Lucas 8:49-55

[4] 2 Samuel 6

image_pdfimage_print

1 Comment


  1. Gracias por poner esta informacion tambien en español.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *